I+D+i

A pesar de considerarse que las tecnologías de valorización de las biomasas térmicas y eléctricas son tecnologías maduras, aún existe recorrido suficiente a lo largo de su curva de aprendizaje como para continuar evolucionando tecnológicamente, y conseguir ser mucho más competitivas.

Desde el año 2006, el sector español de la bioenergía al completo agrupado en BIOPLAT – Plataforma Tecnológica Española de la Biomasa- trabaja conjuntamente en la determinación de sus áreas estratégicas de investigación. En diciembre de 2011 se presentó el Plan de Implementación a 2015 de BIOPLAT en el que se recogen las áreas estratégicas de investigación prioritarias actualmente para el sector español de la bioenergía, elaborado por consenso entre todos los miembros de la Plataforma.

Define diez cadenas de valor en bioenergía cuya implementación el sector español de la bioenergía considera supondría un importante efecto coadyuvante a la consecución de los objetivos renovables, tanto de España como de la UE. En él se describen las actividades clave necesarias para conseguir la implementación de las cadenas de valor descritas entre 2012 y 2015, con este fin se identifican y recomiendan las acciones en I+D+i esenciales para conducir a las tecnologías hacia una fase comercial competitiva. Estas acciones se llevarán a cabo haciendo uso de los programas de desarrollo tecnológico e I+D+i de ámbito nacional y europeo disponibles actualmente y futuros.

Las cadenas de valor definidas para los sectores de la biomasa térmica y eléctrica para implementar dentro del periodo 2012‐2015, son las siguientes:

Además, se ha establecido una cadena de valor intermedia en la que se señalan las necesidades tecnológicas y de uso final de los denominados vectores bioenergéticos: secado, reducción granulométrica, densificación, torrefacción y pirólisis. Estos vectores bioenergéticos se corresponden con los pre-tratamientos o tratamientos que permiten procesar las biomasas con objeto de mejorar sus condiciones físico-químicas, y estas mejoras en sus condiciones permitan optimizar la eficiencia de otros procesos posteriores que podrían llevarse a cabo con las mismas (como por ejemplo: procesos químicos sucesivos para la generación de biocarburantes, para su valorización directa en un gasificador, etc.).

Cadena de valor del bloque de vectores bioenergéticos intermedios, con los retos tecnológicos y de uso final asociados:

A diferencia de otras energías en las que no interviene un combustible, en la bioenergía las materias primas biomásicas, su manejo, gestión y logística, resultan fundamentales y están estrechamente vinculadas a los rendimientos y eficiencias de los procesos de transformación de las mismas en energía. Por ello, se han identificado retos tecnológicos a abordar en el periodo 2012-2015 para cada una de estas materias primas biomásicas. Resulta importante señalar que el sector español de la bioenergía no entiende ni por supuesto comparte que sea ‘un problema’ todo el manejo necesario que hay que llevar a cabo sobre las materias primas biomásicas antes de poder ser valorizadas; al contrario, el sector español de la bioenergía entiende que es en dicho manejo donde se genera precisamente el importante valor añadido que aporta esta energía renovable, al estar intrínsecamente vinculado con dicho manejo la creación de numerosos puestos de trabajo tanto directos como indirectos, al ser necesaria mano de obra para procesar las materias primas en origen (campo, monte, etc.), para transportarlas hasta las plantas, etc.

Materias primas definidas para las anteriores cadenas de valor en bioenergía, junto con sus retos tecnológicos y de uso final:

El documento completo puede descargarse del apartado ‘Documentación’ de la web de BIOPLAT (www.bioplat.org). También está disponible en inglés. Para seguir las actividades de BIOPLAT:

Blog: http://www.blog.bioplat.org.
Twitter: http://twitter.com/Bioplat.